Publicidad engañosa

Publicidad engañosa. La publicidad engañosa se refiere a cualquier forma…

Publicidad engañosa.

Publicidad engañosa.

La publicidad engañosa se refiere a cualquier forma de publicidad que contiene afirmaciones o representaciones falsas o engañosas con el propósito de inducir a error a los consumidores. Este tipo de publicidad puede ser perjudicial para los consumidores, ya que puede llevarlos a tomar decisiones basadas en información falsa o incompleta.

Algunos ejemplos comunes de publicidad engañosa incluyen:

  1. Falsas afirmaciones sobre los beneficios del producto: La publicidad puede exagerar los beneficios de un producto o hacer afirmaciones falsas sobre su eficacia. Esto puede incluir promesas de resultados rápidos, curas milagrosas o afirmaciones no respaldadas científicamente.
  2. Omisión de información importante: La publicidad puede ocultar información relevante o importante que los consumidores necesitan para tomar decisiones informadas. Esto puede incluir la falta de revelación de costos ocultos, efectos secundarios o limitaciones del producto.
  3. Testimonios falsos o no verificables: La publicidad puede presentar testimonios de personas que supuestamente han utilizado el producto y han obtenido resultados excepcionales. Sin embargo, estos testimonios pueden ser falsos, no verificables o representativos de casos excepcionales en lugar de la experiencia típica del consumidor.
  4. Comparaciones engañosas: La publicidad puede realizar comparaciones inexactas o engañosas con productos o servicios competidores para destacar las supuestas ventajas del producto anunciado.
  5. Imágenes retocadas o engañosas: La publicidad puede utilizar imágenes retocadas o manipuladas para presentar el producto de una manera que no refleje la realidad. Esto puede incluir la alteración de imágenes corporales o la representación falsa de los resultados que se pueden lograr con el producto.

La publicidad engañosa puede tener consecuencias negativas para los consumidores, como la pérdida de dinero, la decepción o incluso riesgos para la salud. Por esta razón, muchas jurisdicciones tienen leyes y regulaciones que prohíben o restringen la publicidad engañosa.

Es importante que los anunciantes sigan prácticas publicitarias éticas y se adhieran a las regulaciones locales para evitar involucrarse en publicidad engañosa. Los consumidores también deben estar atentos y críticos con la publicidad que encuentran, y buscar información adicional o consultar opiniones imparciales antes de tomar decisiones basadas en anuncios.

¿Qué es publicidad engañosa?.

La publicidad engañosa es una práctica publicitaria en la que se hacen afirmaciones falsas o engañosas sobre un producto, servicio o marca con el propósito de inducir a error a los consumidores. Consiste en transmitir información incorrecta, ocultar datos relevantes o utilizar técnicas engañosas para persuadir a los consumidores a comprar un producto o servicio.

La publicidad engañosa puede manifestarse de diferentes formas, como:

  1. Afirmaciones falsas o exageradas: Se hacen declaraciones que no son verdaderas o se exageran las características o beneficios de un producto. Por ejemplo, afirmar que un producto puede curar una enfermedad sin tener evidencia científica que lo respalde.
  2. Omisión de información importante: Se omiten detalles o información relevante que podría influir en la decisión del consumidor. Por ejemplo, no mencionar los efectos secundarios de un medicamento.
  3. Comparaciones inexactas: Se realizan comparaciones con productos o servicios similares de manera desleal o incorrecta para hacer que el producto anunciado parezca superior. Por ejemplo, afirmar que un producto es el “mejor del mercado” sin tener pruebas claras de ello.
  4. Uso de testimonios falsos: Se presentan testimonios de personas que supuestamente han tenido resultados positivos con el producto, pero en realidad son falsos o no verificables.
  5. Imágenes engañosas: Se utilizan imágenes que pueden distorsionar la realidad o crear expectativas poco realistas sobre el producto. Por ejemplo, retocar imágenes corporales para mostrar resultados poco realistas de pérdida de peso.

La publicidad engañosa es ilegal en muchos países y está sujeta a regulaciones y legislaciones específicas que buscan proteger a los consumidores de prácticas deshonestas. Las autoridades de protección al consumidor y las agencias reguladoras suelen estar encargadas de hacer cumplir estas regulaciones y tomar medidas contra los anunciantes que infringen las normas.

Es importante que los consumidores estén informados y sean críticos con la publicidad que encuentran. Se recomienda investigar y verificar la información antes de tomar decisiones de compra basadas únicamente en anuncios publicitarios.

¿Cómo funciona la publicidad engañosa?.

La publicidad engañosa funciona al presentar información falsa, exagerada o engañosa para influir en las decisiones de los consumidores y persuadirlos a comprar un producto o servicio. A continuación, se describe cómo funciona la publicidad engañosa:

  1. Creación de mensajes engañosos: Los anunciantes pueden crear mensajes que distorsionan la verdad o exageran los beneficios del producto. Esto puede incluir afirmaciones falsas sobre los resultados que se pueden lograr, características inexistentes o beneficios poco realistas.
  2. Omisión de información relevante: La publicidad engañosa a menudo omite detalles importantes o información que podría afectar la decisión del consumidor. Al no proporcionar información completa, los anunciantes pueden influir en la percepción del consumidor y llevarlo a tomar decisiones basadas en información incompleta.
  3. Uso de imágenes y testimonios falsos: Los anunciantes pueden utilizar imágenes manipuladas o testimonios falsos para respaldar sus afirmaciones engañosas. Estas imágenes o testimonios pueden presentarse como reales y auténticos, pero en realidad son fabricados o no representan la experiencia típica del consumidor.
  4. Explotación de vulnerabilidades: La publicidad engañosa a menudo se dirige a las vulnerabilidades emocionales o físicas de los consumidores. Puede apelar a sus deseos de mejorar su apariencia, salud o bienestar, y prometer resultados rápidos y fáciles sin esfuerzo.
  5. Impacto en la toma de decisiones del consumidor: La publicidad engañosa tiene como objetivo influir en la toma de decisiones del consumidor al crear una percepción errónea sobre el producto o servicio anunciado. Esto puede llevar a los consumidores a tomar decisiones basadas en información falsa o engañosa, lo que puede resultar en compras innecesarias, decepción o incluso riesgos para la salud.

Es importante destacar que la publicidad engañosa es ilegal en muchos países y está sujeta a regulaciones y legislaciones específicas para proteger a los consumidores. Las autoridades de protección al consumidor y las agencias reguladoras trabajan para identificar y tomar medidas legales contra los anunciantes que emplean prácticas de publicidad engañosa.

Como consumidores, es fundamental ser conscientes de los posibles engaños en la publicidad y estar informados para tomar decisiones informadas. Se recomienda investigar y buscar información adicional antes de realizar una compra basada únicamente en anuncios publicitarios.

¿Cómo detectar la publicidad engañosa?.

Detectar la publicidad engañosa puede ser un desafío, pero hay varios indicios y señales que puedes tener en cuenta para identificarla. Aquí tienes algunas pautas que pueden ayudarte a detectar la publicidad engañosa:

  1. Afirmaciones exageradas o poco realistas: Presta atención a las afirmaciones que parecen demasiado buenas para ser verdad. Si un anuncio promete resultados extraordinarios en poco tiempo o de manera fácil y sin esfuerzo, es posible que esté utilizando tácticas engañosas.
  2. Falta de evidencia o respaldo científico: Si un anuncio carece de evidencia o respaldo científico que respalde sus afirmaciones, es probable que esté siendo engañoso. Los productos o servicios genuinos suelen tener estudios, investigaciones o pruebas que respaldan sus beneficios o resultados.
  3. Uso de lenguaje vago o ambiguo: La publicidad engañosa a menudo utiliza lenguaje vago o ambiguo para evitar hacer afirmaciones concretas y verificables. Si un anuncio utiliza términos como “puede ayudar a” o “podría mejorar”, sin proporcionar información específica, es posible que esté tratando de evitar comprometerse con afirmaciones claras.
  4. Testimonios dudosos: Ten cuidado con los testimonios en los anuncios. Si los testimonios parecen poco auténticos o demasiado buenos para ser verdad, es posible que sean falsos o manipulados. Busca pruebas de veracidad, como la identificación de las personas que brindan los testimonios o la existencia de experiencias reales detrás de ellos.
  5. Omisión de información importante: La publicidad engañosa a menudo omite información relevante que podría influir en la toma de decisiones del consumidor. Presta atención a la información que falta o se presenta de manera incompleta. Si un anuncio no proporciona información sobre los posibles efectos secundarios, restricciones o costos adicionales, es posible que esté ocultando información importante.
  6. Comparaciones desleales o inexactas: Si un anuncio realiza comparaciones con otros productos o servicios de manera desleal o inexacta, es una señal de posible publicidad engañosa. Las comparaciones deben ser justas y basadas en información verificable y objetiva.
  7. Confirma con fuentes confiables: Investiga el producto o servicio por tu cuenta. Consulta opiniones de expertos, reseñas de usuarios y fuentes confiables antes de tomar una decisión de compra basada únicamente en un anuncio.

Recuerda que la publicidad engañosa es ilegal en muchos países y está sujeta a regulaciones. Si sospechas de un anuncio engañoso, puedes denunciarlo a las autoridades de protección al consumidor o agencias reguladoras correspondientes.

¿Qué castigo tiene la publicidad engañosa en el mundo?.

El castigo por la publicidad engañosa varía en todo el mundo y depende de las leyes y regulaciones específicas de cada país. En general, los gobiernos y las autoridades de protección al consumidor trabajan para aplicar sanciones y medidas correctivas a los anunciantes que utilizan prácticas publicitarias engañosas. Algunas de las medidas punitivas comunes son:

  1. Multas y sanciones económicas: Los anunciantes que se encuentran culpables de publicidad engañosa pueden enfrentar multas y sanciones económicas considerables. La cantidad de la multa puede variar según la gravedad de la infracción y la jurisdicción en la que se haya cometido.
  2. Retiro o suspensión de la publicidad: Las autoridades pueden ordenar el retiro inmediato de los anuncios engañosos o la suspensión temporal de la publicidad hasta que se realicen las correcciones necesarias.
  3. Prohibición de futuras prácticas engañosas: En algunos casos, los anunciantes pueden recibir órdenes de no repetición, lo que significa que se les prohíbe realizar prácticas publicitarias engañosas en el futuro.
  4. Correctivos y rectificaciones: Los anunciantes pueden estar obligados a emitir declaraciones de corrección o rectificación para informar al público sobre la falsedad o engaño en sus anuncios anteriores.
  5. Acciones legales y demandas civiles: Los consumidores afectados por publicidad engañosa también pueden buscar acciones legales y presentar demandas civiles contra los anunciantes por daños y perjuicios.

Es importante destacar que las leyes y regulaciones sobre publicidad varían en cada país y pueden estar sujetas a cambios. Las autoridades de protección al consumidor y las agencias reguladoras son responsables de hacer cumplir estas leyes y tomar medidas contra los anunciantes que infringen las normas.

Si sospechas de un caso de publicidad engañosa, te recomendamos consultar las leyes y regulaciones específicas de tu país y denunciar el caso a las autoridades competentes, como las agencias de protección al consumidor o los organismos reguladores de publicidad.

¿Qué castigo tiene la publicidad engañosa en Colombia?.

En Colombia, la publicidad engañosa está regulada por la Ley 1480 de 2011, conocida como el Estatuto del Consumidor. Esta ley establece medidas para proteger los derechos de los consumidores y contiene disposiciones específicas relacionadas con la publicidad engañosa.

Según el Estatuto del Consumidor, las sanciones por publicidad engañosa en Colombia pueden incluir:

  1. Multas administrativas: La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), la entidad encargada de regular y supervisar las prácticas comerciales en Colombia, tiene la facultad de imponer multas administrativas a los infractores. Las multas pueden variar dependiendo de la gravedad de la infracción y el tamaño del infractor.
  2. Rectificación de la publicidad engañosa: La SIC puede ordenar al anunciante que rectifique la publicidad engañosa emitiendo una declaración o corrección pública para informar al público sobre la falsedad o engaño en los anuncios anteriores.
  3. Prohibición de prácticas engañosas: La SIC puede imponer medidas correctivas y prohibir al anunciante realizar prácticas publicitarias engañosas en el futuro.

Además de las sanciones administrativas impuestas por la SIC, los consumidores afectados también tienen derecho a buscar acciones legales y presentar demandas civiles contra los anunciantes por daños y perjuicios.

Es importante destacar que las sanciones y medidas punitivas pueden variar dependiendo de las circunstancias específicas de cada caso y la interpretación de la ley por parte de las autoridades competentes.

Si tienes alguna preocupación sobre un caso de publicidad engañosa en Colombia, te recomendamos consultar la Ley 1480 de 2011 y contactar a la Superintendencia de Industria y Comercio para obtener orientación y presentar una denuncia si consideras que se ha infringido la ley.

Publicidad engañosa.

Historia de la publicidad engañosa.

La publicidad engañosa ha existido durante siglos y su historia está estrechamente vinculada al desarrollo de las prácticas publicitarias y la regulación de la publicidad. Aquí hay un resumen de la historia de la publicidad engañosa:

  1. Inicios: La publicidad engañosa tiene raíces históricas y se remonta a tiempos antiguos. Desde los primeros anuncios impresos hasta las vallas publicitarias y los comerciales de televisión, ha habido casos de anunciantes que exageran los beneficios de sus productos o hacen afirmaciones falsas para atraer a los consumidores.
  2. Desarrollo de regulaciones: A medida que la publicidad se convirtió en una parte esencial del comercio, surgieron preocupaciones sobre las prácticas publicitarias engañosas. A lo largo del tiempo, los gobiernos y las organizaciones de protección al consumidor comenzaron a establecer regulaciones y leyes para controlar y prohibir la publicidad engañosa.
  3. Avances en la regulación: A lo largo del siglo XX, se produjeron avances significativos en la regulación de la publicidad engañosa. En muchos países, se crearon organismos reguladores específicos para monitorear y hacer cumplir las prácticas publicitarias éticas y veraces. Estos organismos se encargan de recibir denuncias, investigar casos y aplicar sanciones a los infractores.
  4. Cambios en las prácticas publicitarias: Con el advenimiento de Internet y las redes sociales, la publicidad engañosa ha evolucionado para adaptarse a las nuevas plataformas. Los anunciantes pueden utilizar técnicas más sofisticadas y sutiles para engañar a los consumidores. Al mismo tiempo, las autoridades reguladoras están trabajando para abordar los desafíos únicos que plantea la publicidad en línea.
  5. Énfasis en la transparencia: En los últimos años, ha habido un mayor enfoque en la transparencia y la veracidad en la publicidad. Los consumidores están cada vez más informados y exigen que las marcas sean honestas y responsables en sus mensajes publicitarios. Las redes sociales y las plataformas digitales también están tomando medidas para combatir la publicidad engañosa y proteger a los usuarios.

Aunque se han logrado avances en la regulación y el control de la publicidad engañosa, sigue siendo un desafío constante debido a la creatividad de los anunciantes y la evolución de las técnicas de marketing. Las autoridades reguladoras y los consumidores deben mantenerse vigilantes y denunciar los casos de publicidad engañosa para promover prácticas publicitarias éticas y veraces.

Tipos de publicidad engañosa.

Existen varios tipos de publicidad engañosa que se utilizan para inducir a error a los consumidores. A continuación, se mencionan algunos de los tipos más comunes:

  1. Falsas afirmaciones de beneficios: Este tipo de publicidad engañosa implica hacer afirmaciones falsas o exageradas sobre los beneficios de un producto o servicio. Por ejemplo, afirmar que un producto para bajar de peso garantiza una pérdida de peso rápida y sin esfuerzo, sin ninguna evidencia científica que lo respalde.
  2. Testimonios falsos: En esta forma de publicidad engañosa, se utilizan testimonios falsos o ficticios para respaldar las afirmaciones sobre un producto o servicio. Estos testimonios pueden ser inventados o realizados por actores que se hacen pasar por usuarios satisfechos.
  3. Comparaciones desleales: La publicidad engañosa también puede incluir comparaciones inexactas o desleales con productos o servicios competidores. Se pueden exagerar las diferencias o afirmar falsamente que el producto anunciado es superior sin tener una base sólida para respaldar esa afirmación.
  4. Precio y ofertas falsas: Este tipo de publicidad engañosa involucra la manipulación del precio y las ofertas para atraer a los consumidores. Puede incluir el uso de precios de referencia falsos, descuentos inexistentes o promociones engañosas que no se aplican como se anuncian.
  5. Ocultación de información importante: La publicidad engañosa puede implicar la omisión de información relevante que pueda influir en la decisión de compra de los consumidores. Esto puede incluir la falta de divulgación de efectos secundarios o limitaciones del producto, condiciones de uso específicas o costos adicionales ocultos.
  6. Uso de imágenes manipuladas: Algunos anuncios utilizan imágenes manipuladas o retocadas para presentar los productos de manera engañosa. Por ejemplo, pueden alterar imágenes corporales para mostrar resultados poco realistas o utilizar imágenes generadas por computadora que no reflejan la realidad.

Es importante destacar que estos son solo algunos ejemplos de los tipos de publicidad engañosa que existen. La publicidad engañosa puede manifestarse de diversas formas y puede evolucionar con el tiempo a medida que los anunciantes buscan nuevas formas de influir en los consumidores. Es fundamental que los consumidores sean conscientes y estén atentos a estas tácticas engañosas para tomar decisiones informadas y proteger sus derechos como consumidores.

Conceptos básicos de publicidad engañosa.

Los conceptos básicos de la publicidad engañosa incluyen los elementos fundamentales que la caracterizan. Aquí tienes algunos conceptos clave:

  1. Falsedad o engaño: La publicidad engañosa implica hacer afirmaciones falsas o engañosas sobre un producto, servicio o marca. Esto puede incluir declaraciones inexactas, exageraciones, omisión de información relevante o cualquier táctica destinada a inducir a error a los consumidores.
  2. Inducción al error: El objetivo principal de la publicidad engañosa es influir en la percepción de los consumidores y llevarlos a tomar decisiones de compra basadas en información falsa o engañosa. Se busca generar una expectativa irreal o manipular la forma en que los consumidores perciben el producto o servicio anunciado.
  3. Falsas promesas o beneficios: La publicidad engañosa a menudo presenta promesas o beneficios falsos relacionados con el producto o servicio anunciado. Esto puede incluir afirmaciones exageradas sobre los resultados que se pueden obtener, la eficacia del producto o los beneficios que se experimentarán.
  4. Omisión de información relevante: Además de hacer afirmaciones falsas, la publicidad engañosa puede omitir información importante que los consumidores necesitan saber para tomar decisiones informadas. Esto puede incluir no revelar efectos secundarios, restricciones de uso o costos adicionales.
  5. Confusión o ambigüedad: La publicidad engañosa a menudo utiliza lenguaje confuso o ambiguo para evitar hacer afirmaciones concretas y verificables. Se pueden utilizar términos como “puede ayudar a” o “podría mejorar”, sin proporcionar información específica o respaldo científico.
  6. Impacto en la toma de decisiones del consumidor: La publicidad engañosa tiene como objetivo influir en la toma de decisiones del consumidor al crear una percepción errónea o distorsionada sobre el producto o servicio anunciado. Se busca persuadir a los consumidores a comprar un producto basándose en información engañosa o falsa.

Estos conceptos básicos te ayudarán a comprender cómo se define y se identifica la publicidad engañosa. Como consumidor, es importante estar atento a estas prácticas y buscar información adicional antes de tomar decisiones de compra basadas únicamente en anuncios publicitarios.

Conceptos avanzados de publicidad engañosa.

Los conceptos avanzados de la publicidad engañosa se refieren a aspectos más específicos y complejos de esta práctica. Aquí tienes algunos conceptos avanzados relacionados con la publicidad engañosa:

  1. Engaño por omisión selectiva: Este concepto se refiere a la omisión intencional de información relevante para inducir a error a los consumidores. En lugar de hacer afirmaciones falsas directas, los anunciantes pueden omitir ciertos detalles o datos clave que podrían influir en la decisión de compra de los consumidores.
  2. Efectos persuasivos de la publicidad engañosa: La publicidad engañosa puede aprovechar sesgos cognitivos y técnicas persuasivas para influir en la toma de decisiones de los consumidores. Por ejemplo, puede aprovechar el sesgo de confirmación al presentar información selectiva que respalda las afirmaciones falsas y descartar o ignorar cualquier información contradictoria.
  3. Falsos testimonios de expertos: Además de los testimonios falsos de usuarios, la publicidad engañosa puede utilizar testimonios de supuestos expertos o profesionales para respaldar las afirmaciones falsas. Estos testimonios pueden ser inventados o hechos por personas que no tienen la experiencia o el conocimiento real sobre el producto o servicio.
  4. Publicidad encubierta: La publicidad encubierta, también conocida como publicidad disfrazada o marketing astroturfing, es una forma avanzada de publicidad engañosa en la que los anunciantes ocultan su verdadera identidad o intención. Pueden hacerse pasar por consumidores satisfechos o utilizar influencers y bloggers pagados para promocionar productos sin revelar que están siendo remunerados.
  5. Publicidad engañosa en línea: Con el auge de Internet y las redes sociales, han surgido nuevas formas de publicidad engañosa en línea. Esto puede incluir anuncios falsos en motores de búsqueda, tácticas de clickbait, testimonios falsos en redes sociales y reseñas pagadas que no reflejan opiniones genuinas de los consumidores.
  6. Consecuencias legales y reclamaciones de los consumidores: La publicidad engañosa puede llevar a acciones legales por parte de los consumidores afectados. En algunos casos, los consumidores pueden presentar demandas por daños y perjuicios o buscar compensación por las pérdidas sufridas como resultado de la publicidad engañosa.

Estos conceptos avanzados demuestran cómo la publicidad engañosa puede ser más sofisticada y sutil, utilizando estrategias psicológicas y tácticas encubiertas para influir en los consumidores. Es esencial que los consumidores estén alerta y sean críticos con la publicidad que encuentren, investigando y buscando fuentes confiables antes de tomar decisiones de compra.

Fundamentos de la publicidad engañosa.

Los fundamentos de la publicidad engañosa se refieren a los principios básicos en los que se basa esta práctica. A continuación, se presentan algunos fundamentos comunes de la publicidad engañosa:

  1. Falsedad intencional: La publicidad engañosa se basa en hacer afirmaciones falsas o engañosas sobre un producto, servicio o marca con la intención de inducir a error a los consumidores. Los anunciantes conocen la falsedad de sus afirmaciones y las utilizan como herramienta para persuadir a los consumidores a tomar decisiones de compra.
  2. Ventaja competitiva: La publicidad engañosa puede surgir de la competencia desleal entre marcas o empresas. Los anunciantes pueden utilizar tácticas engañosas para presentar sus productos o servicios como superiores o únicos en comparación con la competencia, con el objetivo de atraer a los consumidores y ganar cuota de mercado.
  3. Persuasión y manipulación: La publicidad engañosa se basa en técnicas persuasivas y manipuladoras para influir en la percepción de los consumidores. Se utilizan estrategias psicológicas, como el miedo, la vanidad o la aspiración, para generar un deseo de compra impulsado por información engañosa.
  4. Rentabilidad económica: Los anunciantes pueden recurrir a la publicidad engañosa en busca de beneficios económicos. Al engañar a los consumidores y lograr que compren sus productos o servicios, esperan aumentar sus ventas y obtener mayores ganancias, a pesar de las prácticas deshonestas.
  5. Ausencia de transparencia: La publicidad engañosa se caracteriza por la falta de transparencia y honestidad en la comunicación con los consumidores. Los anunciantes pueden ocultar información relevante, exagerar beneficios o evitar revelar detalles que podrían influir en la decisión de compra del consumidor.
  6. Explotación de vulnerabilidades: La publicidad engañosa puede dirigirse a las vulnerabilidades emocionales, físicas o psicológicas de los consumidores. Los anunciantes pueden aprovechar las preocupaciones relacionadas con la salud, la apariencia física, la autoestima o cualquier otro aspecto para presentar sus productos o servicios como soluciones rápidas y efectivas.

Estos fundamentos subyacentes de la publicidad engañosa muestran cómo se aprovechan las debilidades y se utilizan tácticas deshonestas para influir en las decisiones de los consumidores. Como consumidores, es importante estar alerta y ser críticos con la publicidad que encontramos, buscando información adicional y fuentes confiables antes de tomar decisiones de compra basadas únicamente en anuncios publicitarios.

En PisPos te producimos visibilidad, posicionamiento, clientes y ventas porque es nuestra misión. Prestamos servicios de mercadeo en Colombia autónomos.

Tu carrito:

Nuestros PisPos servicios, productos y paquetes de marketing digital en Colombia disponibles:

Finalizar contratación:

Entradas relacionadas:

¿Cómo escoger una pasarela de pagos para tu tienda virtual?.

Entradas recientes:

Anuncios:

Deja un comentario